martes, 9 de septiembre de 2014

Molduras decorativas

Cuando pensamos en las molduras decorativas las primeras que vienen a nuestra mente son las de estilo más clásico, sin embargo los diseños son de lo más variado y pueden encajar a la perfección en cualquier decoración moderna y actual.


En la decoración de cualquier estancia los detalles finales son muy importantes. El uso de molduras decorativas es un recurso hoy e día poco utilizado pero que aporta una gran originalidad a las estancias. Éstas nos ayudan a perfilar los detalles y a dar el toque final que marcará el estilo de decoración escogido.
Podemos encontrar molduras para techo o pared acordes al estilo de cada hogar. Es importante elegir bien ya que un remate o moldura mal escogida puede estropear la decoración de la estancia. Existen molduras de madera, escayola o materiales más modernos como el poliuretano o el poliestireno.
Las molduras decorativas ofrecen muchas ventajas: gracias a ellas podemos dar un efecto de volumen al techo y un toque elegante a nuestro hogar. También pueden servirnos para disimular imperfecciones, tapar esquinas, esconder errores, suavizar terminaciones o adornar puntos poco elegantes en decoración. Las cornisas decorativas son ideales para cubrir grietas y resquebrajamientos en las uniones del techo con la pared.
Las molduras decorativas son las reinas de la decoración. Podemos utilizar las molduras para paredes de manera creativa. Colocar listones en las paredes ofrece un amplio abanico de posibilidades decorativas. Para conseguir resultados espectaculares y rompedores, podemos realizar enmarcados con papel pintado y pintura. Si enmarcamos la pared combinando papel pintado y un friso decorativo, podemos jugar a crear marcos vacíos en una pared con molduras de poliestireno. El papel debe ser compatible con la tonalidad de la pared, con el mismo color de fondo o de un esquema tonal similar para no generar demasiado contraste. 
También podemos otorgar un mayor protagonismo a las cornisas para techos o a los arrimaderos de pared pintándolos de un color de contraste como el blanco, o bien optar por suavizar el conjunto dándoles el mismo color que a la pared. Este recurso nos permite dotar a las paredes de un interesante relieve y el volumen de las molduras decorativas para paredes también les da un toque muy especial.
En el pasado las cornisas para interiores, como piezas decorativas, debían fabricarse a medida y resultaban caras. En la actualidad los diseños en nuevos materiales ligeros y resistentes permiten lograr acabados de lujo y ofrecen soluciones, adaptándose a cualquier vivienda, de manera fácil y económica.
Vía: Deco Estilo