domingo, 16 de abril de 2017

Hembrillas, escarpias y alcayatas

Para pequeñas tareas de bricolaje, uno de los productos que más utilizamos para colgar y fijar objetos a las paredes son las hembrillas, también conocidas como cáncamos, alcayatas y escarpias (o alcayatas roscadas). Aunque parezca que las podemos usar indistintamente, cada una de ellas está recomendada para un uso y material concreto.
Una solución fácil y sencilla
Por lo general, las utilizamos para colgar objetos ligeros como los cuadros o espejos que decoran las paredes de nuestra casa, lugar de trabajo, estudio, etc.
Son productos de muy fácil colocación para los que nos ayudaremos de otras herramientas como un nivel, tacos, martillo y taladro.
Conozca para qué sirven y la fijación será más segura y resistente.
- Las hembrillas (o cáncamos) pueden ser abiertas o cerradas y las fijamos sobre el objeto que queremos colgar o sobre la pared ayudándonos del taco adecuado.
- Las escarpias (o alcayatas roscadas) tienen forma acodada y el cuerpo roscado, siendo necesario el uso de un taco adecuado a la pared. Si va fijado a la madera, no necesita taco.
- Las alcayatas se caracterizan por su forma acodada y acabado en punta. Las clavamos directamente en la pared o en el elemento sobre el que queramos fijar algo y sobre ella apoyamos la hembrilla (sin taco).
- Están fabricadas en diferentes materiales, con distintos grosores, diámetros y longitudes.
Cuando nos disponemos a fijar un elemento en la pared, hemos de tener en cuenta el tamaño y peso de la pieza a colgar, así como el material de la pared sobre el que lo vamos a fijar.
No tendrá problemas en encontrar el elemento de fijación que mejor se adapte a sus necesidades ya que disponemos de un amplio surtido de grosores, longitudes y materiales. Ha de tener en cuenta que si quiere clavar una hembrilla o una escarpia en la pared será necesaria la presencia de un taco. Ambos elementos dependerán de si la carga es ligera o pesada y de si la pared es maciza o hueca.
Materiales
Tanto hembrillas como escarpias y alcayatas pueden encontrarse en diversos materiales. Los más comunes son acero zincado, latón, epoxi y acero inoxidable.
- Acero zincado: Es acero galvanizado chapado en zinc. Proporciona resistencia moderada a la corrosión. Está especialmente indicado para interiores con entornos secos.
- Latón: El latón es una aleación del cobre más cara que el acero, pero que ofrece mayor resistencia a la corrosión. Se emplea cuando se precisa un acabado decorativo.
- Epoxi: Estos elementos de sujeción son de acero con un recubrimiento (total o parcial) de epoxi, material que protege contra la corrosión, evitando la oxidación entre el material y el recubrimiento.
- Acero inoxidable: El acero inoxidable ofrece una buena resistencia a la corrosión, por lo que es idóneo para aplicaciones en exteriores. Las dos calidades más comunes de acero inoxidable son A2 (304) y A4 (316). Ambas calidades ofrecen una buena resistencia a la corrosión y capacidad para soportar temperaturas tanto bajas (criogénicas) como elevadas, teniendo el A4 mayor resistencia a la corrosión que el A2.
Un peso, un tamaño
Dependiendo del tipo de superficie en la que se vaya a perforar y el peso que vayamos a colgar elegiremos un tamaño de sujeción u otro. Hay que tener en cuenta que, tanto hembrillas como escarpias, se colocan en la pared con un taco, esencial para la correcta sujeción de lo que queramos colgar.
En general, cualquier hembrilla o escarpia se puede fijar a cualquier pared. Eso sí, siempre con un taco, que será el elemento que proporcione la sujeción necesaria para que el objeto que queremos colgar no se caiga.
*Tiene que tener en cuenta, al elegir tacos y hembrillas o escarpias, que el taco siempre tendrá un tamaño de diámetro de, como mínimo, un punto superior al del elemento de fijación que esté utilizando.

Hembrillas
Las hay de dos tipos: abiertas o cerradas.
Por lo general, las hembrillas van colocadas en el objeto que queremos colgar. Se caracterizan porque su cuerpo siempre es roscado y la cabeza puede ser abierta o cerrada. La hembrilla, también conocida como cáncamo, la roscaremos sobre el objeto, generalmente sobre superficies de madera. Se fabrica en diferentes materiales normalmente latón, acero inoxidable, acero zincado o resina, que elegiremos en función de la durabilidad y el peso que necesite soportar.
Si necesita una hembrilla que sea muy resistente y protegida de la corrosión debes elegir una hembrilla de resina, como por ejemplo, de epoxi que se combina con el acero.
Las de latón sirven para colgar todo tipo de objetos en madera y pared y son utilizadas con un propósito más decorativo. También las de acero zincado son útiles en interiores.
Puede recurrir a las de acero inoxidable para uso exterior, por su alta resistencia a la corrosión.
También puede optar por colgar el cuadro con dos hembrillas. Para ello debe colocar la hembrilla cerrada sobre el objeto y en la pared la abierta, que irá fijada a ésta con un taco. Según las indicaciones anteriores, el taco lo elegiremos del tamaño y material adecuado para cada tipo de pared.
También hemos de tener en cuenta el tamaño y peso del elemento a colgar.

Escarpias
Las escarpias son similares a los clavos y a las alcayatas, pero tienen forma acodada y cuerpo roscado, de hecho se las conoce también como alcayatas roscadas.
Las escarpias van fijadas sobre un muro, siempre usando un taco, y el objeto a colgar llevará la hembrilla cerrada. Es fundamental tener en cuenta el material de la pared y el peso y volumen del peso a colgar para elegir unos tacos adecuados. El tamaño de la escarpia irá determinado por el del taco.
Al igual que las hembrillas o alcayatas, las escarpias están fabricadas en múltiples materiales: acero zincado, recubrimiento de epoxi, acero inoxidable y latón.

Alcayatas
Son muy similares a las escarpias. Tiene la forma acodada, pero tienen el cuerpo liso y acaban en punta. Se fijan directamente sobre madera, sin necesidad de usar tacos, o sobre pared. Sobre ella se apoya la hembrilla cerrada.

¿Qué tenemos que tener en cuenta para hacer la fijación correctamente?
- Para fijar con escarpias o hembrillas debemos usar un taco que elegiremos adecuados al peso del objeto a colgar, así como del material del que esté hecho la pared.
- Las escarpias las podemos utilizar para paredes, muros macizos o de hormigón.
- Las hembrillas para materiales más blandos como la madera o paredes de ladrillo.
- Las alcayatas no necesitan tacos para su fijación. Directamente las clavamos en la pared o tableros de madera. Las podemos emplear para colgar artículos ligeros de madera, por ejemplo.
- El grosor, diámetro y material de la hembrilla, alcayata y escarpia dependerá del peso del objeto a colgar y del material en el que está fabricada la pared. Con la elección del taco correcto garantizamos el soporte de la carga, la sujeción de la escarpia o hembrilla y que no ceda estropeando la pared.
Le ofrecemos una tabla orientativa con la relación de escarpias y tacos que debe elegir, también equivalente para hembrillas.

Información del blíster
El envase en el que vienen estos elementos de fijación le va a dar la información necesaria para elegir la pieza adecuada. Esta es la información básica que va a encontrar.
Algunos envases ofrecen también información sobre el tipo de material sobre el que se pueden usar, por ejemplo si están destinados para madera. En el envase del taco encontrará la información complementaria para saber qué peso soporta cada uno.
Otra forma fácil de colgar objetos
Como ya hemos visto es muy fácil colgar objetos en la pared, únicamente tenemos que tener en cuenta el peso y a partir de ahí elegir los elementos de fijación adecuados, y con la ayuda de un taladro o un martillo, nos aseguraremos que todo encaje correctamente.
Pero si el objeto que queremos colgar es muy ligero podemos usar un cuelga fácil.
¿Qué son los cuelga fácil?
Son un tipo de colgadores y soportes fáciles de colocar sin necesidad de taladrar previamente la pared: nos llevará un minuto fijarlos a la pared y permitirán tener el cuadro, espejo, percha… colgado de una manera rápida y sencilla.
El cuelga-fácil consta de una punta metálica insertada en una cabeza de plástico que clavamos con martillo en la pared sujetándola con un soporte de plástico que viene en el paquete, para evitar golpearse los dedos.
Vía: Leroy Merlin