miércoles, 5 de julio de 2017

Ventanas de tejado

Las ventanas de tejado permiten dotar de luz y ventilación una estancia, generalmente la buhardilla, donde no puede instalarse una ventana convencional. La elección de un tipo de ventana u otro dependerá del tipo de cubierta, esto es la inclinación del tejado y del espacio disponible para su apertura.
También es importante tener en cuenta la estancia donde la queremos instalar, si es o no habitable (trastero), en este aspecto buscaremos una ventana que nos aporte mayor aislamiento cuando se trate de un espacio habitado.
Tipos de cubierta (inclinación)
En función de la inclinación del tejado o cubierta podremos elegir entre:
- Tejados con inclinación de hasta 15º. Sistemas de apertura manual o automáticos para permitir accesibilidad como claraboyas proyectantes o inaccesibles como fijas.
- Tejados con inclinación desde 15º hasta 90º. Sistemas de apertura manual o automáticos proyectantes, giratorias, laterales, de apertura total, fijas...

Tipos de apertura de la ventana
El espacio de acceso disponible alrededor de la ventana es uno de los factores que tenemos que tener en cuenta para elegir el tipo de ventana de techo.
Para las aperturas giratorias y proyectantes podemos elegir entre la clásica apertura manual o automática mediante alimentación solar o eléctrica.
1. Giratoria: La hoja de la ventana pivota sobre el centro de la misma. La parte inferior gira hacia el exterior de la vivienda y la parte superior hacia el interior. Comodidad de uso y fácil accionamiento. Indicada para pendientes entre 15 y 90º.
2. Proyectante: La hoja de la ventana pivota sobre el marco superior. Toda la ventana gira hacia el exterior de la vivienda. Permite fácil acceso a la ventana abierta y garantiza amplias vistas. Indicada para pendientes entre 15 y 55º.
3. Lateral: La hoja de la ventana pivota sobre el marco lateral. Disponibles en apertura izquierda y derecha. Toda la ventana gira hacia el exterior de la vivienda. Permiten una salida rápida y segura a la cubierta. Indicada para pendientes entre 20 y 55º.
4. Sin apertura. 

Material
Los marcos de las ventanas pueden ser de madera, poliuretano o PVC. Todos ellos tienen una alta capacidad de aislamiento térmico y no requieren mantenimientos posteriores. Incluso las ventanas de madera permanecerán inalteradas muchos años, hasta en las condiciones climáticas más adversas puesto que vienen recubiertas por un a protección de aluminio.
En el caso de la madera podrá elegir entre acabados naturales o blancos, en el PVC además del blanco encontrará acabados pino o roble. En el poliuretano el acabado será blanco.
¿Qué medidas necesito?
Para las ventanas de techo, existen medidas estándar. Si lo que quiere es sustituir la existente, debe tomar las medidas de la actual, en caso de querer colocarla en un espacio nuevo, tendrá que tener en cuenta el espacio del que dispone para ello.

Cerco de estanqueidad
A la hora de colocar la ventana, siempre es imprescindible incorporar un cerco de estanqueidad por el exterior, para que el agua de lluvia se canalice correctamente. La estanqueidad se consigue con la instalación de tapajuntas que, solapados con el material de la fachada, permite el drenaje correcto del agua. Hay tapajuntas específicos para tejados ondulados (tejas) y para lisos (pizarra).
Acristalamiento
La elección del acristalamiento correcto es muy importante a la hora de querer cubrir una necesidad, ya sea aislamiento térmico, acústico o de seguridad. En función a esto, todas las ventanas de tejado de buena calidad incorporan, como mínimo, doble acristalamiento y pueden llevar también película térmica (para disminuir las pérdidas de calor, cámara de gas argón (para ofrecer mayor aislamiento acústico) o película de protección solar (para atenuar las radiaciones solares).
La regla general indica que a mayor espesor de los cristales y mayor espacio entre ambos, mayor aislamiento y, por lo tanto, eficiencia energética. 

Complementos para ventanas de tejado
Podremos encontrar con complementos que se colocan hacia el exterior o hacia el interior. Colocar accesorios como persianas o cortinas en las ventanas además de permitir graduar la luz a voluntad mejoran la transmisión térmica.
Soluciones de colocación interior:
1. Cortina plisada: Cortina que reduce el nivel de luz en el interior, aportando protección de los rayos UV. Disponibles en diferentes colores y accionamiento manual o automático.
2. Cortina oscurecimiento: Cortina que evita el paso de luz dejando el espacio interior oscuro. Recomendado si no tiene persiana y la estancia se va a utilizar como dormitorio. Disponibles en diferentes colores y accionamiento manual o automático.
3. Cortina veneciana: Sistema de lamas dispuestas de forma horizontal que permite controlar la luz que entra en la habitación en todo momento, ya que puede orientar las lamas girándolas. Disponibles en diferentes colores y accionamiento manual o automático.
4. Estor: Se coloca en la parte interior de la vivienda, suaviza la entrada de luz y mejora el aislamiento interior hasta un 27%.
5. Mosquitera: Se adapta al hueco interior de la ventana permitiendo su apertura para ventilación. Eficaz protección contra los mosquitos.
Soluciones de colocación exterior:
1. Toldo exterior: Se coloca en la parte exterior de la vivienda y se maneja desde el interior de la misma de manera manual o automática. Confeccionado con tejido resistente a los agentes atmosféricos, ensombrece la habitación.
2. Persianas: Son el complemento que más potencia la protección solar, el aislamiento térmico y acústico, con el consiguiente ahorro de energía (en invierno, se ganan 4° de temperatura; en verano, la entrada de calor se reduce en un 70%) y aumenta la seguridad del hogar ante posibles daños externos. Estas persianas pueden ser manuales o eléctricas, bien activadas con mando a distancia, interruptor o con sensor solar.
* Para poder adaptar uno de estos accesorios a su ventana es recomendable disponer del código que está en la etiqueta, en el marco de la ventana. Ahí aparece la información del modelo y el tamaño de la ventana.

Vía: Leroy Merlin